Enrique Moya Ortiz

Un buen amigo me trajo mi primera cámara réflex nada menos que desde Arabia, donde trabajaba. Era una Yashica FX-D, totalmente manual, con un objetivo 50mm f/1.2, una auténtica joya. De ello hace ya más de veinticinco años. Con ella aprendí, de forma autodidacta, gran parte de lo que hoy en día sé sobre fotografía.

Me encanta hacer todo tipo de fotos y, por ello, abarco todos los géneros fotográficos en mis trabajos, tanto aquéllos en los que no es necesario que aparezcan personas, como el paisaje, ya sea urbano o natural, o el bodegón; como los géneros en los que interviene el ser humano, como el reportaje o el retrato y, dentro de éstos, la fotografía de moda. Es en esta situación en la que me encuentro más cómodo: me gusta retratar personas.