Vicente Toribio García

Siempre me he sentido atraído por la fotografía, considero que es un robado de la vida misma en un momento temporal muy volátil, y capaz de despertar sentimientos que permanecían dormidos con el paso del tiempo.

Fue con la conocida “Werlisa club color”, aquella cámara de carrete y su particular sonido, con la que, de forma progresiva, fuí introduciéndome poco a poco en este apasionante mundo.

Mi paso a la era digital se materializó con una cámara digital HP, pese a su corto zoom, me permitió jugar con las perspectivas, contrastes etc, siendo ésta cámara, que aún conservo, la que me sirvió de lanzadera para introducirse de lleno en el mundo de las réflex.

Mi aprendizaje ha venido siendo eminentemente autodidacta, desgranando cualquier documento que, sobre fotografía caía en mis manos, aunque reconozco que he echado de menos el poder haber tenido acceso a una enseñanza reglada en materia de fotografía.

Aunque no descarto ninguna temática, me siento especialmente atraído por la fotografía social, moda, espectáculos, urbana, en definitiva, la que tiene una implicación directa la persona, y es, en este terreno, en el que centro especialmente mi trabajo.