Carolina Aparicio Ayora

La fotografía me ha gustado desde que era una niña, sin embargo, fue de mayor cuando aprendí a unir esta afición con mi gran pasión, la Naturaleza.

Todo comenzó cuando mis padres me regalaron mi primera cámara réflex analógica, y después mi 450D con la que intentaba “capturar” paisajes, plantas, animales, sus comportamientos… creo que he aprendido más biología con la fotografía que con mis estudios; además, siempre he tenido la suerte de vivir en contacto con la naturaleza, lo que me permite aprender y disfrutar cada día de ambas.