Francisco García Molina

Me inicié en la fotografía a inicio de los años 70, ya hace unos días. Desde entonces me ha proporcionado sólo alegrías, a nivel de disfrute de afición y en el ámbito afectivo por los numerosos buenos amigos con los que la he compartido.

Siempre autodidacta, he intentado aprender de todos los que tenían algo que enseñarme (que han sido y siguen siendo muchos. Nunca he tenido vergüenza de preguntar lo que no sabía). Sigo conservando todas y cada una de las cámaras analógicas con las que comencé y alguna que otra óptica que aún hoy, en la era digital, sigo utilizando con plena satisfacción.

El paso de la fotografía química a la digital lo viví sin miedos. Desde el principio vi que era el futuro y no me supuso ningún cambio en la forma de afrontarla. Tanto el hecho de poder visualizar la imagen en el mismo momento de la toma, como el de poder dejar el revelado/edición de la misma en un punto determinado y poder retomarlo días después en ese mismo punto, facilitaba enormemente la realización de una mejor fotografía.

Vivir en Jaén, con la gran cantidad de espectaculares entornos naturales que nos rodean, me permite disfrutar de la fotografía de Naturaleza, mi principal ocupación hoy día, con la misma intensidad con que hace casi medio siglo descubrí la magia de la cámara y del cuarto oscuro.